Actualización : 2 de junio de 2020

 

EL MINISTERIO DE TURISMO Y AVIACIÓN DE LAS BAHAMAS, EN COLABORACIÓN CON EL COMITÉ DE PREPARACIÓN Y RECUPERACIÓN DEL TURISMO, ANUNCIA UN PLAN PARA REACTIVAR EL SECTOR TURÍSTICO

 

Bahamas se prepara para reanudar con el turismo internacional a partir del 1 de julio con nuevos protocolos sanitarios y de seguridad.

 

NASSAU, Bahamas, 2 de junio de 2020 - El Ministerio de Turismo y Aviación de las Bahamas, en colaboración con el Comité de Preparación y Recuperación del Turismo (un grupo compuesto por agentes del sector público y privado) ha anunciado hoy un plan de colaboración de cara a la reapertura de las fronteras y la reactivación del sector turístico del país, así como la reanudación de los vuelos comerciales internacionales a partir del 1 de julio. Durante una conferencia de prensa ha facilitado los detalles del "Plan de preparación y recuperación del turismo" a modo de guía completa sobre los protocolos sanitarios y de seguridad que se deberán aplicar en todo el país.

Desde los procedimientos relativos a la entrada y salida de las Bahamas a través de aeropuertos y puertos marítimos, hasta un programa de certificación "Clean & Pristine" que se deberá aplicar en hoteles, restaurantes y otras entidades turísticas de cara al consumidor, el plan define los protocolos sanitarios y de seguridad que se deberán seguir en todas las Bahamas para minimizar los riesgos para todos los visitantes y residentes.

"Nuestra principal prioridad es y será siempre nuestro compromiso con la salud y el bienestar de nuestros residentes y visitantes", comento la Directora General del Ministerio de Turismo y Aviación de las Bahamas, Sra. Dña. Joy Jibrilu. "Tenemos que entender que debemos hacer frente una nueva normalidad debido al COVID-19 y que muchas cosas van a cambiar en el sector turístico. Estamos poniendo el énfasis en asegurarnos que Las Bahamas sea un destino seguro para todos, y esperamos poder seguir ofreciendo a nuestros visitantes la experiencia tropical por la que nuestras islas son conocidas".

 

Un enfoque por fases

La economía de Las Bahamas dependiente del turismo volverá a funcionar de manera gradual, siguiendo un enfoque estratégico y por etapas que garantice que se cumplan los protocolos sanitarios y de seguridad, y que el sector sanitario siga estando bien equipado y preparado para responder y actuar en caso de necesidad.

  • La fase 1, que comenzará el 15 de junio, permitirá que los navegantes internacionales, los yates y la aviación privada regresen a su destino.
  • Estos pequeños grupos de interés especial permitirán testar y controlar la eficacia de las medidas adoptadas por el país

Además, durante esta fase, se permitirá a las líneas aéreas comerciales repatriar a ciudadanos de las Bahamas, residentes legales, propietarios de viviendas con residencia económica permanente, o a los familiares y personas cercanas de cualquiera de estos grupos.

  • Todas las personas que regresen deberán registrarse previamente en la embajada o consulado de las Bahamas y obtener una prueba COVID-19 con resultado negativo.
  • Se prevé que durante este período de tiempo habrá una reducción de la programación de vuelos hasta que las líneas aéreas internacionales reanuden progresivamente sus conexiones con las Bahamas.

 

Además, durante la fase 1 los hoteles volverán a abrir para que el personal pueda regresar a su trabajo, poner en marcha todas las medidas necesarias y asegurarse de estar preparados y listos para recibir huéspedes al inicio de la fase 2.

  • La fase 2, se iniciará el 1 de julio, y permitirá reanudar los viajes internacionales, incluyendo:
  • Líneas aéreas comerciales, tanto internacionales como nacionales
  • Hoteles y casas de alquiler vacacional, incluido Airbnb y HomeAway
  • El transporte como taxis y autobuses

El calendario de las demás fases y sectores se anunciará en breve.

 

Lo que espera a los visitantes

Los visitantes deberán seguir la "Campaña del viajero saludable" diseñado por las autoridades, que alienta tanto a los visitantes como a los residentes a practicar medidas de distanciamiento social, a lavarse las manos con regularidad o a utilizar desinfectantes para las manos, así como la manera correcta de utilizar los EPIS de forma apropiada, como las máscaras faciales.

En los aeropuertos y puertos marítimos, los controles de temperatura serán obligatorios para todos los visitantes entrantes y realizados por personal sanitario. Se exigirá a los viajeros que lleven una máscara facial en todos los lugares públicos como, por ejemplo, al entrar y transitar por terminales aéreas y marítimas, en los controles de seguridad y de aduanas, o en la recogida de equipajes. Al salir del país, los vuelos se programarán de manera a que haya la mayor distancia posible entre las puertas de embarque para cumplir con el distanciamiento social y se dará más tiempo para embarcar.

Además, se aplicarán nuevos procedimientos, entre ellos:

 

  • Alojamientos:
  • Los Hoteles, centros turísticos y casas de alquiler vacacional, deberán reforzar sus protocolos de limpieza de habitaciones, espacios públicos y de riesgo.
  • Deberán disponer de desinfectantes para las manos y paños desinfectantes
  • Se reforzará la vigilancia de la salud de los empleados y deberán contar con puntos de control de temperatura
  • Se limitará el número de personas en los ascensores
  • Se eliminarán los folletos innecesaria de las habitaciones
  • Taxis y coches independientes:
  • Los pasajeros y conductores deberán usar mascaras faciales en todo momento durante el viaje.
  • Los vehículos deberán reducir en un 50% el número de pasajeros y estos no podrán viajar en el asiento delantero.
  • Excursiones, tours, atracciones locales y compras:
  • Los establecimientos deberán establecer un aforo máximo y un tiempo determinado para cada visita para cumplir con el distanciamiento social.
  • Siempre que sea posible, se animará a las personas a usar su propio equipo personal (como equipo de snorkel) y los establecimientos deberán tener artículos disponibles para la compra.
  • No se permitirá tocar los productos a menos que se tenga la intención de comprarlos y se fomentará el pago por tarjeta de crédito.
  • Las tumbonas de playa deberán tener 2 metros de distancia entre unidades familiares.
  • Se deberá establecer, revisar y mantener un horario de limpieza y un control regular.
  • Barcos y transbordadores
  • El personal deberá usar en todo momento una mascarilla resistente al agua o una mascarilla de protección para interactuar con los pasajeros o en cualquier situación donde el distanciamiento social sea difícil de cumplir.
  • El número máximo de pasajeros permitidos a bordo se reducirá en un 50% y los asientos podrán ser asignados para asegurar una distancia adecuada.
  • Se deberá realizar una limpieza en cada viaje y antes de que suban los pasajeros. Todas las superficies de riesgo deberán ser desinfectadas en cada viaje y al final de cada día.
  • Restaurantes, servicios de comida y bebidas
  • Los buffets se suspenderán hasta nuevo aviso. Todas las comidas deberán ser individuales o preenvasadas.
  • Las empresas deberán utilizar menús desechables o pantallas estáticas.
  • El personal deberá usar EPIS (máscaras y guantes desechables).

La reapertura de las fronteras será controlada y vigilada por el Gobierno de Las Bahamas y los funcionarios sanitarios. Las fechas estarán sujetas a cambios en función de la evolución del COVID-19, de un posible deterioro de la situación o si el gobierno y las organizaciones sanitarias consideran que estas fases no son seguras para los residentes o los visitantes.

El Ministerio de Turismo y Aviación de Las Bahamas cree que estos son los requisitos básicos indispensables para que el país sea un destino seguro a la hora de viajar, y el objetivo final es que así siga siendo.
Para obtener más información, o conocer el Plan de Preparación y Recuperación del Turismo, visite: www.bahamas.com/trrcplan 

Para más detalles pueden contactarnos por mail a info@bahamas.fr o por teléfono al (+33) 1 45 26 62 62